https://dev.twitter.com/cards/types/summary -->

Etiquetas

Etiquetas

viernes, 15 de junio de 2018

Griezmann decide quedarse

Griezmann celebra un gol con Atlético de Madrid.
González, ÁLVARO | Madrid

"He decidido quedarme", afirmaba Antoine Griezmann al finalizar el documental que anunciaba la decisión del francés. Este pequeño film de media hora de duración se convierte en una forma revolucionaria de comunicar una renovación en el mundo del fútbol. Y es que solo la estrella de la NBA,  Lebron James, hizo algo similar para anunciar su incorporación a los Cleveland Cavaliers,

Pero más allá de las formas, Antoine Griezmann ha dejado muchas conclusiones con esta decisión. La primera, es que en un momento del documental podemos presenciar decirle a un amigo por teléfono: "No aguanto más, necesito decirle a la gente que me quiero quedar, tío". Esto sucede pocos días antes de marcharse a la concentración mundialista con Francia, lo que demuestra que él no anunció su decisión antes no para reírse de los aficionados del Atleti, sino porque había un documental grabado que tenía que respetar.

Otra conclusión es que, salvo en el momento que su hermana y representante, Erika Choperena, le anuncia que el Barcelona está interesado en hacerse con sus servicios, él en pocas ocasiones se le nota más cerca del conjunto catalán que del madrileño. En un momento llega a decir que "quiere ganar títulos, pero que ganar la Europa League podría hacerle pensar que en el Atleti se pueden conseguir cosas importantes". Esta reflexión demuestra que ganar la segunda máxima competición europea fue clave y fundamental para tomar una decisión sobre su futuro.

Una tercera conclusión es que tras la final de la Europa League, era impensable que se pudiera imaginar que alguien le pudiera 'pitar' en el Metropolitano ante el Eibar. Sin embargo, así fue. Ese pudo ser uno de los momentos más duros del galo. "No podía entender que me pitarán después de todo lo que hice en la final de la Europa League, pero puedo llegar a entenderlo porque la prensa decía que había firmado con el Barça y no era cierto", decía Griezmann reconociendo que fue un momento díficil para él. Sin embargo, con esa declaración tiene un mensaje subliminal: a los aficionados del Atleti les importa más el carácter de pertenencia del que tanto ha hablado Simeone que los títulos. Y Griezmann llegando a entender esos 'pitos', parece que va entendiendo lo que significa ser del Atleti.

Y por último, aunque haya muchas más conclusiones, me quedo con la reflexión a nivel de clubes. Algo ha cambiado en los últimos años cuando el Atleti es capaz de mirar cara a cara a los grandes equipos de Europa a la hora de negociar por las grandes estrellas del fútbol español. En este caso, y teniendo menos presupuesto que el Barcelona, ha sido capaz de ofrecer un proyecto deportivo que ilusiones al jugador y un salario que llegue a las pretensiones del francés.

Por lo tanto, ahora sí que sí ya no debe haber excusa para que el Atleti no opte, por fín y de forma real, a ganar la Champions esta próxima temporada, cuya final es "en casa". En la casa de Antoine Griezmann.

martes, 12 de junio de 2018

Lopetegui ficha por el Real Madrid: alterada la tranquilidad en Krasnodar

Julen Lopetegui, durante un entrenamiento con la Selección Española.
(FOTO: elmundo.es).
González, ÁLVARO | Madrid

Saltó la noticia en la concentración de la Selección Española en Krasnodar: Julen Lopetegui será el entrenador del Real Madrid a partir de que finalice el Mundial. Sin duda, una noticia que ha pillado a todos por sorpresa y que deja muchas opiniones sobre si era el momento de anunciarlo y si ha hecho bien el seleccionador en permitir que se comunicara.

Por una parte, el Real Madrid está en su derecho de anunciar el fichaje de su nuevo entrenador cuando estime oportuno y no seré yo quién exija al club blanco cuando hacerlo. Sin embargo, no sé cómo ni cuando hubiera sido el mejor momento de hacerlo, pero a tres días de comenzar un Mundial pienso que no.

Pienso que no porque la tranquilidad y concentración reinaba en Krasnodar y esto ya altera toda esa tranquilidad. Pero no solo lo alteran los antimadridistas, también lo hacen los madridistas que generan el mismo ruido mediático que los que no simpatizan con el Real Madrid. La opinión genera ruido, es así le gusta a quién le guste, y eso no es bueno para la concentración de una Selección.

A partir de hoy, llegan muchas dudas: ¿Cómo reaccionarán los jugadores de equipos de Barça o Atleti?¿cómo planificará la pretemporada y fichajes un entrenador que tiene que estar centrado al 100% en una cita tan importante como es un Mundial?¿cómo evitar que en ruedas de prensa no se comente y se pregunte sobre el futuro del seleccionador, tanto a los jugadores como a él mismo, desviándose la atención del torneo mundialista?

Y queda totalmente alterada la concentración desde el momento que se anuncia, por parte de la RFEF, que mañana se suspende cualquier acto con medios de cualquier jugador porque van a comparecer el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, y Julen Lopetegui para dar explicaciones a su desvinculación a tres días del Mundial.

Insisto, no sé ni cómo ni cuando hubiera sido el mejor momento pero, a tres días de un Mundial no. Los españoles, que llevamos esperando esta cita cuatro años, no tenemos la culpa de tener a un seleccionador con media cabeza pensando en la Selección y otra media pensando en su equipo.

Porque señores, yo no dudo ni un momento de la profesionalidad del seleccionador, e incluso, me atrevo a decir que intentará estar mucho más concentrado que si todo esto no hubiera pasado. Pero a nadie se le escapa que el Real Madrid comienza la pretemporada dos días después de la final del Mundial y un equipo como el blanco necesita planificar una pretemporada con tiempo y con la aprobación de su entrenador. Fichajes, cuerpo técnico, gestiones administrativas y deportivas, cierre de partidos amistosos, fechas, jugadores que vender... Todo esto tendría que estar encauzado para cuando empiece la pretemporada y Lopetegui estará en Rusia. Por el bien de España que todo esto no pase factura, Rusia es lo que importa.

miércoles, 6 de junio de 2018

El Media Day de la Selección Española contado en Goles

El Media Day de la Selección Española antes del Mundial dejó muchas imágenes y sonidos. Repaso en Goles con Parrado (Radio Internacional) todo lo que dio de sí el día en Las Rozas. Palabras de David De Gea, Saúl, Reina, Isco y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Vamos España! 


viernes, 1 de junio de 2018

Simeone, una estabilidad que produce orgullo

Simeone, tras ganar la Europa League en Lyon.
(FOTO: Reuters).
González, ÁLVARO | Madrid

La marcha de Zinedine Zidane del Real Madrid ha dejado muchas valoraciones. El francés abandona el conjunto blanco en la cumbre, tras conseguir tres Champions seguidas en apenas dos años y medio al frente del banquillo merengue. Sin embargo, esta decisión vuelve a evidenciar uno de los grandes problemas del fútbol español: lo difícil que es mantenerse en un banquillo de La Liga durante un largo periodo de tiempo.

Ni todos los éxitos cosechados por Zidane ni haciendo posible que la calma institucional se adueñara del entorno blanco han podido evitar que el técnico francés se mantenga en el banquillo alguna temporada más. Esto, también, me deja una gran reflexión: lo que está haciendo Simeone en el Atleti no es nada fácil.

El argentino es el entrenador actual que más tiempo lleva en un banquillo de la Primera División del fútbol español. Simeone llegó al Atleti en diciembre de 2011 (esta temporada ha completado su sexta temporada y media al frente del banquillo colchonero). Tan solo Asier Garitano se le podía acercar por su puesto en el CD Leganés, pero también esta temporada ha hecho las maletas rumbo a San Sebastián. 

A pesar de que ha habido momentos en que el 'Cholo' ha estado cerca de salir de su club actual, lo cierto es que al final ha sido convencido por la directiva y compañeros para seguir comandando la nave rojiblanca. Tanto mérito tiene la directiva de mantener al entrenador como tiene el técnico argentino de convencer a la directiva de que ese puesto tenía que estar ocupado por él. No es fácil y lo estamos viendo. 

Ha tenido ofertas que le pudieran hacer cambiar de aires, pero siempre quiso quedarse en el Atleti. Ha terminado temporadas con grandes éxitos y títulos, pero siempre quiso seguir luchando por hacer mejor al equipo. Ha podido marcharse en la derrota, como tras las dos finales de Champions, pero él siempre quiso ser el que levantara a los suyos. Se ha presentado ante temporadas difíciles sin poder fichar y con numerosos cambios institucionales que podían hacer pensar que era momento de no 'comerse más marrones' y abandonar, pero él siempre quiso dar la cara. 

Por su parte, también la directiva tiene mucho que ver en conseguir algo tan difícil como mantener a un entrenador durante mucho tiempo. Y es que, precisamente, los dirigentes rojiblancos no se caracterizaban por ser pacientes a la hora de dar el banquillo del Atleti a un técnico durante muchos años. Con Simeone todo es diferente. Han aceptado las exigencias del argentino, a sabiendas, eso sí, que tendrá su recompensa en el plano deportivo e, indirectamente en muchos casos, en el económico. Además, es pieza clave a la hora de la toma de decisiones en cuanto a fichajes y salidas de jugadores. E incluso, en alguna que otra exigencia del argentino en cuanto a sus acompañantes en la parcela técnica.

En resumen, tanto Simeone como el Atleti están consiguiendo algo inédito y de lo que los aficionados rojiblancos tienen que sentirse muy orgullosos y privilegiados: esa estabilidad en un banquillo tan difícil de encontrar en este mundo del fútbol actual. Sin duda, esto no se consigue sin la colaboración de todas las partes. Porque como hemos visto, ni ganando tres Champions seguidas aseguran que tengas el mismo entrenador la temporada que viene. Por muchos más, Simeone. 

jueves, 17 de mayo de 2018

Tan bonito como vivir una final europea

Actos previos de la Final UEL entre Atleti y O. Marsella en Lyon.
(FOTO: Fuente propia).
González, ÁLVARO | Lyon-Madrid

Sí, ya hemos llegado a Madrid. Y posiblemente a estas horas ya os ha dado tiempo a leer de todo sobre la victoria del Atlético de Madrid en la final de la Europa League en Lyon, hace unas cuantas horas ya. Algo habréis leído seguro sobre que por fin Fernando Torres ha conseguido el título que le faltaba antes de despedirse del equipo de su vida; sobre que Antoine Griezmann hizo, presumiblemente, su última gran obra al servicio del Atleti; sobre que la afición del O. Marsella se dedicó a disfrutar del partido con espectáculo pirotécnico incluido. Y hasta habréis leído algún que otro artículo sobre los seis títulos de Simeone con el Atleti en siete años. Sin embargo, hay algo mucho más bonito que todo esto.

Vivir una final europea es algo mágico, algo brutal. No se puede expresar con palabras. Es muy bonito planear el viaje semanas antes y darte cuenta que, a pesar de que será una 'paliza', lo organizas con mucha ilusión. Es muy bonito arrancar ese viaje y empezar a ver las primeras camisetas de otros iguales a tí que también lleva la mochila repleta de ilusión, ganas y algún que otro bocata.

Es demasiado bonito llegar a la ciudad europea de turno, que posiblemente jamás hayas visitado y no sabes si lo volverás a hacer, y montarte en el primer metro o tranvía junto a todos los que llevan tu misma camiseta para dirigirte a la 'Fan Zone'. Es tremendamente bonito llegar a ese lugar de encuentro, que te da igual que esté a 200 metros del estadio que a 15 km. Tú vas, sea como sea, porque sabes que te lo vas a pasar muy bien y las horas de nervios pasarán más rápido.

Es inmensamente bonito volverte loco buscando donde venden hielos y darte cuenta que en España somos diferentes. Es bonito compartirlos o cambiarlos por cervezas, vasos o lo que se tercie con personas que jamás has visto solo porque ese día todos vais en una misma dirección. Para mí, eso es muy bonito. 

Es brutalmente bonito cruzarte con aficionados de equipos rivales que nunca hubieras imaginado que te cruzarías y encima te haces fotos con ellos porque todos no son tan peligrosos como los pintan. Es totalmente bonito, aunque pueda parecer que no, que tengas que esperar una fila tremenda para pasar, aunque tengas acreditación, y te agobies porque no encuentres a tu compañero y el partido cada vez se acerca más. Es absurdo, pero bonito.

Es fantásticamente bonito que dos aficiones intercambien diferentes culturas a la hora de animar, aunque algunas sean más civilizadas que otras. Es bonito contar y que te cuenten miles de anécdotas tus amigos y compañeros de viaje durante todos estos días: uno se deja bigote, otro es su primera final europea, a otro le dan miedo los aviones... a mí me resulta bonito.

Es muy bonito que encima veas ganar al equipo por el que llegaste hasta allí, es bonito. En fín, es muy bonito que encima esto se lo puedas contar a multitud de personas a través de la radio para que los que te escuchan vean lo que está pasando a través de tus palabras, es para mí muy bonito.

Así que después de estos párrafos, no me voy a detener esta vez a analizar temas que ya están más que analizados varias horas después. Esta vez, este artículo va dedicado a todas esas personas afortunadas que en algún momento de su vida, fueran del equipo que fueran, vivieron una final europea, ya sea de Champions o de Europa League, son especiales y bonitas. Yo ya llevo tres. Y sí, todo esto tan bonito me ha pasado a mí y, seguramente, a muchos de los que hoy han llegado tan cansados del viaje desde Lyon que solo les quedan fuerzas para recordar lo bonito que ha sido.